[ ESPAÑOL ] [ ENGLISH ] [ MORE... ]
 
 

La Misión Integral es la proclamación y la demostración del evangelio. No es simplemente que la evangelización y el compromiso social tengan que llevarse juntos. Más bien, en la misión integral nuestra proclamación tiene consecuencias sociales cuando llamamos a la gente al arrepentimiento y al amor por los demás en todas las áreas de la vida. Y nuestro compromiso social tiene consecuencias para la evangelización cuando damos testimonio de la gracia transformadora de Jesucristo. Si hacemos caso omiso al mundo, traicionamos la palabra de Dios… Si hacemos caso omiso a la palabra de Dios, no tenemos nada que ofrecerle al mundo. Ser, hacer y decir está en el corazón mismo de nuestra tarea integral. (Red Miqueas)

La Iglesia ha entendido por mucho tiempo que su Misión es “salvar almas”. Esta idea generalizada parte de una comprensión equivocada del “propósito de Dios y de la naturaleza del ser humano”, así como que el hombre solo necesita ser reconciliado con Dios. Estas ideas equivocadas tienen su sustento en ideas importadas de la filosofía griega. En cambio, la perspectiva de la Misión Integral supone que Dios quiere “reconciliar consigo todas las cosas, tanto las que hay en la tierra como las que están en el cielo” (Col. 1.20), así como que disfrutemos de una “vida en abundancia”. (C. René Padilla)

Su fundamento está en la perspectiva del Reino de Dios. La misión de la Iglesia es anunciar y manifestar el Reino de Dios, que busca restaurar toda su creación. La Misión Integral debe responder a todas las necesidades y exigencias de la vida humana.