[ ESPAÑOL ] [ ENGLISH ] [ MORE... ]
 
 

Creemos que es posible influir positivamente para el cambio de opiniones, actitudes, prácticas y comportamientos de las personas y entidades, principalmente de aquellas que tienen poder.

Es imposible un cambio sostenible si es que las propias personas que sufren las injusticias no se apropian de la defensa de sus derechos. Así que trabajamos junto a las personas y comunidades que atendemos para contribuir en la transformación de las estructuras injustas.

Creemos que la transformación no solo debe estar enfocada en el cambio que se puede generar directamente a partir de nuestro acompañamiento a los y las pobres, sino también mediante nuestra incidencia en aquellas personas, empresas, políticos y grupos que han adquirido poder político.

Nos anima el contribuir en la construcción de democracias participativas, solidarias y justas. Creemos necesario empoderar al liderazgo civil alternativo para la resolución pacífica de conflictos.

Tratamos de influir en la creación o cambios de leyes o políticas que protejan a los excluidos, las excluidas o grupos en situación de riesgo. Nos interesa fortalecer el Estado de derecho, pues no basta tener buenas leyes sino que estas puedan ser practicadas.

También usamos estrategias educativas, informativas, de investigación, vigilancia social, comunicación pública, así como el advocacy (incidencia política) y trabajo en redes.

Fomentamos la activa participación de la iglesia en la sociedad, para que sea un fermento de cambio individual y social, de transformación personal y estructural.